La osteoartritis o artrosis es una enfermedad crónica (de larga duración), la forma más común de artritis.14

La OA es una enfermedad articular degenerativa que puede afectar al cartílago, al hueso, a los ligamentos y a otros tejidos de la articulación. La OA generalmente se desarrolla con el tiempo, pero puede desarrollarse mucho más rápidamente después de una lesión en una articulación. Las rodillas, las caderas y los hombros se encuentran entre las articulaciones más comúnmente afectadas por la OA.

Los síntomas de OA a menudo incluyen dolor articular, rigidez, hinchazón, rango limitado de movimiento, sonidos como chasquidos o pequeños estallidos, e inestabilidad.14,16

No existe cura para la osteoartritis, pero sí disponemos de opciones de tratamiento para reducir el dolor, mejorar la funcionalidad y, en algunos casos, retrasar la progresión de la enfermedad.14

Etapas de la osteoartritis de rodilla

Interior de una articulación con osteoartritis (OA)

  1. Cartílago normal: proporciona una superficie lisa que permite a los huesos moverse con facilidad.
  2. Líquido sinovial: lubrica y absorbe los impactos durante la actividad porque contiene una elevada concentración de ácido hialurónico.
  3. Hueso en una articulación normal: proporciona fuerza y apoyo a los tejidos y órganos del cuerpo.
  4. Cartílago erosionado: si está totalmente desgastado, los huesos pueden rozar entre sí, produciendo dolor.
  5. Líquido sinovial osteoartrítico: la degeneración por OA causa una producción inferior de ácido hialurónico y disminuye la calidad funcional.
  6. Hueso en una articulación con OA: contiene osteofitos, que también se denominan crecimientos de espolones óseos.

Más información sobre las causas, síntomas, y diagnóstico de la osteoartritis.